Posts tagged detrás de tu marca
El miedo a dar la cara y porqué es importante espantar a los clientes
elmiedoadarlacara.jpg

“Cada vez que voy a publicar algo tengo que hacerlo 5 veces para que nada salga mal..” ¿Te suena familiar?

Cómo nos aterroriza ver nuestra cara en una publicación de Instagram o de Facebook. Cuánto tiempo tardamos escogiendo una foto para que salga “perfecta” y los otros no tengan nada qué decir. Esto no solo te pasa a vos, nos pasa a todos.

Cuando emprendemos nos pasan miles de cosas por nuestra mente. La verdad es que pasamos por un sinfín de emociones. Desde la felicidad y la pasión por lo que hacemos, el miedo de lanzarlo y luego la ansiedad de haberlo lanzado y no obtener la respuesta que queríamos. Y esta es la historia de TODOS los días.

Si sos de los que tiene miedo a dar la cara en tu negocio por miedo al qué dirán, esto es para vos.

Si creés que no es necesario dar la cara en tu marca porque, seamos sinceros, ¿lo que importa es el producto o el servicio, cierto? Déjame decirte que estás en un ERROR gigante.

Aunque no lo creás, el hecho de que VOS hayás creado tu marca, ya es algo que te diferencia de los demás. Lo que sea que hagás siempre será diferente por el simple hecho de que sos vos quien lo hace. Y eso, vale la pena contarlo.

Mi historia como ejemplo

Recuerdo como si fuera ayer, cuando abrí el perfil de Instagram para Power House. Estaba en completa negación pero sabía que tenía que hacerlo en algún momento. Me daba pereza todo el “mantenimiento” que tenía que darle y además, empezar con 0 seguidores me daba escalofríos. Como si mi validez y credibilidad fuera medida en número de seguidores 🙄 ¿te suena?

Según yo, mi negocio iba a despegar aún si no había nadie detrás. Y es que una marca funciona igual que una tienda. No puede dar muchas ventas si no hay nadie atendiendo. Si no hay alguien dándole la bienvenida a los clientes y cobrándoles por lo que van a comprar, la tienda no funciona.

Lo mismo iba a pasar con mi marca si seguía escondiéndome tras bambalinas.

Yo creaba (y sigo creando) todo mi contenido y podía tener toda la libertad creativa para hacer lo que me diera la gana (igual que vos) y aún así me escondía del público, al propio. Lo hacía por miedo a que me vieran, a que me juzgaran, a que dijeran cosas como “¿y ésta qué se cree?, ¿por qué piensa que puede decir estas cosas?, ¿acaso sabe más que yo?”

Por varios meses, traté de manejar la marca como si fuera un ente independiente, sin embargo estaba pegando con pared. Por más limpia -y bien diseñada- que fuera la comunicación, no estaba conectando con nadie. Tenía unos 100 seguidores pero nadie estaba poniendo atención a lo que decía. Simplemente no les importaba tanto.

Parecía que me seguían por compromiso. Otra vez… ¿te suena familiar?

Ahhhhh pero cuando di la cara... TODO CAMBIÓ o bueno, todo fue cambiando. Un post a la vez. Por que no puedo decir que fue de la noche a la mañana.

Recuerdo que el día en que hice mi primera historia, la tuve que grabar varias veces antes de publicarla. Me daba miedo equivocarme y decir algo que no quería decir. No sabía si ponerle filtros o si dejarla tal cual la había grabado.

Ya ni sé qué fue lo que publiqué pero lo que sí recuerdo fueron las reacciones de las personas que me seguían. No fueron muchas porque apenas estaba comenzando pero fueron suficientes para ponerle gasolina a mi motorcito de motivación.

Empecé a recibir comentarios diciéndome que siguiera adelante con mi “proyecto”, que lo estaba haciendo bien, que les gustaba el contenido y empezaron a recomendarme a otras personas y los seguidores empezaron a llegar.

Ni una sola persona dijo nada de lo que la voz en mi cabeza creyó que iban a decir. Resultó ser que esa vocecita estaba equivocada. Ni un alma me ha llegado a decir algo malo hasta el día de hoy.


Creo fielmente que las personas que no les gusta mi trabajo, se van solitas y en silencio. Mi contenido está hecho con amor y mucho esfuerzo; tiene mi voz. Si me seguís desde hace rato, sabes que le pongo alma, vida y corazón y esto necesariamente FILTRA clientes.


Por qué es importante espantar clientes

Cuando creamos contenido genuino y sincero, hay muchas personas que conectan inmediatamente. Les encanta ese tipo de contenido, pero hay otras que simple y sencillamente no pueden tolerar tu mensaje.

Y está bien.

Vale la pena espantarlos. Si no les gusta, que se vayan. No me tomes a mal, no se trata de estar a la defensiva. Se trata de ser honesta(o) con tú propósito y con vos misma(o). Si a estas personas no les gusta como sos y lo que representas dentro de tu marca, no son parte de tus clientes ideales.

No podemos caerle bien a todos y eso, más allá de ser una desventaja, es un filtro que nos permite atraer a las personas que sí están dispuestas a escucharnos, a consumir nuestro contenido y a comprar nuestros servicios o productos.

Así que si sos de las personas que todavía tiene miedo a dar la cara por tener esa vocecita en la cabeza que te dice cosas feas. Es hora de ponerle un alto en el camino y dar el salto.

Tu mensaje y tu trabajo es mucho más valioso y merece ser escuchado por las personas correctas. ¿Qué esperás para empezar a transmitirlo?

Si te convencí, podés darle un vistazo al curso nuevo Historias que Conectan en Instagram. Aquí te enseño cómo conectar a partir de tu historia personal de una manera genuina y llena de honestidad.

¡Nos vemos allá!

<3 Ana Lu