La verdad sobre la primera impresión

 

A muchos nos ha pasado que pensamos que una persona es muy seria y resulta que cuando la conocemos es todo lo contrario. La primera impresión se forma en menos de 2 minutos. A veces se forma tan rápido como en un abrir y cerrar de ojos.

Estudios universitarios dicen que las primeras impresiones se quedan en nuestra mente por mucho tiempo. A veces incluso, tardamos años en cambiar la impresión que tenemos de alguien. Estas primeras impresiones pueden definir el futuro de la relación que tengamos con la persona.

Nosotros somos víctimas de las primeras impresiones también. Recordemos que la comunicación es bidireccional, es decir, la impresión se vive desde ambos extremos. Entonces, la primera vez que conocemos a alguien, también le dejaremos una buena o mala primera impresión.

¿Cómo afectan la primeras impresiones en los negocios?

Se han hecho estudios sobre cómo la primera impresión afecta las contrataciones y las relaciones dentro del trabajo. Michael Gladwell, autor del libro Blink, El Poder de Pensar sin Pensar, escribe que las primeras impresiones se pueden crear desde una fotografía y pueden afectar drásticamente una contratación. Por eso, hoy en día ya no es recomendado colocar fotografías dentro del currículum.

Además, Gladwell dice, que la primera impresión afecta directamente la manera en que hacemos amistades dentro y fuera del trabajo.

Esto quiere decir deberíamos darle más importancia a la primera impresión de la que le damos actualmente. Amy Cuddy, psicóloga social de Harvard Business School dice que las personas buscan la cualidad de confianza y no la de seguridad cuando conocen a una persona nueva. Ella comenta que, según estudios realizados por Harvard en más de 24 culturas, las personas quieren confiar en quienes las rodean. Esto es contra intuitivo a lo que siempre se ha considerado en los negocios como una cualidad indispensable: la seguridad.

¿Confiable antes de seguro?

Resulta que, según el estudio de Cuddy, las personas buscan cualidades de calidez y confiabilidad antes que seguridad y competencia. Muy rara vez una persona puede ser cálida y ser vista como competente a la vez. Sin embargo, para las primeras impresiones, ser confiable antes que competente, es mucho más favorable.

¿Cómo tener control sobre la primera impresión?

Muchas cosas se tienen que tener en mente cuando conocemos a alguien nuevo, pero las más importantes las mencionamos a continuación.

Imagen personal

La primera impresión casi siempre entra por los ojos. Para crear una buena primera impresión debemos considerar cómo nos presentamos ante otras personas. El buen vestir nunca estará de más. Si nos vestimos acorde al lugar y hora del día, tendremos mejores probabilidades de generar una buena impresión.

Lenguaje no verbal

Nuestra postura dice mucho de cómo nos sentimos en todo momento. Si estamos aburridos o inseguros, nos encorvarnos más de lo normal. Mientras que si estamos decididos y felices estaremos más erguidos. Cuando conocemos a alguien, debemos mantener nuestra postura erguida para dar una impresión de seguridad y presencia.

Cuidar nuestra mirada

Cuando hablamos con otra persona, es importante que la miremos a los ojos. No hay nada más molesto que estar hablando con alguien y que esa persona esté distraída viendo a otros lados. Ver a los ojos permite transmitirle a la otra persona el respeto y la atención que merece.

Escuchar primero

Tomando en cuenta el estudio de Cuddy, es importante dar la impresión de ser confiable por lo que se recomienda escuchar primero, antes de empezar a hablar sobre nosotros mismos.

Vocalizar bien las palabras

Así como estudiamos nuestra audiencia antes de dar una presentación, debemos pensar de dónde vienen las personas que conoceremos. Esto modulará nuestro uso de diferentes vocabularios. Siempre es importante vocalizar bien las palabras para que la otra persona nos entienda todo lo que decimos.

Si estamos en un país extranjero, es especialmente importante que le pongamos atención a esta parte, pues no queremos que las personas se lleven un mensaje erróneo por no pronunciar bien las palabras.

Si bien, la primera impresión se forma en menos de 2 minutos, tenemos más que eso para prepararnos y dar una excelente impresión la próxima vez. Es cuestión de prestar atención a los detalles y saber, que la primera impresión es la que cuenta

 
Ana Lucia Garro